Skip available courses

Available courses

Las pequeñas empresas culturales (ya veces no tan pequeñas) no tienen un conocimiento real de las obligaciones sobre facturación. En la práctica, desde que inician su andadura, han confeccionado sus facturas por el método ensayo-error, a base de copiar las facturas que han visto de otras empresas.

Y si hablamos de los justificantes de gastos deducibles para elaborar sus declaraciones de IVA, IRPF y Sociedades, el desconocimiento es aun más profundo, ya que en contadas ocasiones saben los requisitos de deben tener las facturas que justifican estos gastos para ser deducibles. De esto modo suelen confundir facturas, facturas simplificadas, facturas pro forma, albaranes, recibos, tickets…..

Pero es que además, cuando estas empresas trabajan con la Administración Pública, se encuentran con que es necesario presentar una factura electrónica, lo que hace que en muchas ocasiones recurren a que sea otra empresa la que facture los servicios, convirtiéndose en ocasiones en subcontratistas por el simple hecho de no saber cumplir estos trámites administrativos.